Javier González Luna (1954-2009) • In memoriam •

Javier Ignacio González Luna. Nació en Facatativá en 1954 y falleció en Bogotá, el 3 de junio de 2009. Estudió psicología en la Universidad Nacional de Colombia, y residió en París entre 1982 y 1992, donde recibió su doctorado en literatura de la Universidad la Sorbona y formó parte del grupo que publicó la revista Spirale-Inkari. Desde 1993 fue profesor del Dpto. de Literatura de la Pontificia Universidad Javeriana en Bogotá, donde recientemente había sido nombrado profesor titular.
Su primer libro, El cuerpo y la letra. La cosmología práctica de Octavio Paz, fue publicado en Madrid por el Fondo de Cultura Económica en 1990; saludado por el poeta mexicano como una de las interpretaciones más agudas y originales de su obra. Además publicó los libros de poesía Hacia el alba (Medellín, 1993), Ab-uso de palabra, (CEJA, Bogotá, 1998), Vigilias (Los Conjurados, Bogotá, 2005), Nubes y relojes (No. 46, Colección Viernes de Poesía, Universidad Nacional de Colombia); el libro de ensayos El linaje de Orfeo. Poesía y modernidad, (CEJA, Bogotá, 2000), el diario de viaje Jornadas Indias (PENSAR, Bogotá, 2003) y Kôten, una colección de textos en torno a las relaciones culturales entre Japón y América Latina.
.

23 comentarios:

REDNEL Colombia dijo...

Del pino aprendo
con el pino.
Y del bambú
Con el bambú
Matsuo Basho

POÉTICA

Anhelo de ver llegar el día
en que los artificios del barroco
estallen y se dispersen en el aire.

—Presencia ante los ojos—.
No quiero prédica
Dogmática ni guirnalda civil.

Aire, aire para esta sed,
para este alud de textos y de voces.
Más claridad. Si no, silencio!
No quiero ruido, discurso,
Palabra altisonante.
Despejad el silencio
Acallad el griterío
Quiero luz, transparencia, vuelo.

Talvez después de todo esto
Se muestre de nuevo la semilla.



INTELIGENCIAS

Entre el cubo lógico
y las flores
¿Cómo emplear las manos?
Darle vuelta a la rueda
o hacer un florero?
El cubo es obtuso,
sus líneas rígidas
y su didactismo
resulta isoportable.
Las flores, en cambio,
tienen su amorío
y se rebelan a la composición.
¿Dónde aplicar la inteligencia?
¿En la mecánica de monótonos rodajes?
¿En el exterior de una razón práctica?
¿O aquí? En la disposición
de los objetos y los seres
que me acompañan en la casa.



He tendido cuerdas de campanario a campanario,
guirnaldas de ventana a ventana,
cadenas de oro de estrella a estrella y danzo.
Arthur Rimbaud

EPIGRAMAS

Erótica
Amar los cuerpos con el cuerpo



Mística
La niebla, la nube de dioses,
De raíces de agua.
La noche vibrante.



La muerte me encanta
Con sus promesas.



Que se jodan Zeus
Y los suyos.
El mar es el dios.



El león que soy
El enciclopedista que parezco,
El niño que quiero ser.



II

Bar la veintiuna,
la noche.
Homosexualismo étnico
“Besos nada más”.

Arrullos.
Vallenatos de oro,
De mierda.
Falsos violines y acordeones.
Muerte, muerte.

Domingo:
El niño del veinte de julio
Espera la tribu.
Esperan los ciegos, los sideanos,
Los pobres y
Los enamorados.

El Señor vigila la ciudad.
Tiemblo en la noche.

La noche termina
Como si la muerte ya hubiese hecho su tarea.



HACIA EL ALBA

Sin grito, sin curación
La noche pasa alegre.
Juega la lluvia con las horas.

Baila! No pierdas el paso!

Las horas crecen,
los calendarios.
Baila sin tiempo

Deja la noche pasar
como un beso,
como detenerse
el molino final
Deja surgir el ebrio danzante.

Baila. Ríe
Tu muerte no te pertenece
Habítala. Haz de ella
el sueño,
el ingenuo deleite.



RAÚL GÓMEZ JATTIN

Quieres el puño, la herida,
Las manos sucias. Quieres la tierra
El semen, mejor que la conciencia.

“sentirse vivo en medio de la angustia”
renegar del poeta. Traicionar, quebrantar
la débil palabra.

El poema es lujo, mentira
doblemente peligrosa.
Más que sus perfumes y naranjos
quieres el humo,
los efluvios de retrete
que embriagaron a Rimbaud acuclillado.

La voz y el grito se pierden entre ecos
El “histrión elocuente” es atacado
por sus monstruos divinos
El amor se hace vampiro,
el azul negrura,
La miel barro y ceniza…

JAVIER GONZÁLEZ LUNA

REDNEL Colombia dijo...

Vigilias
Javier González Luna
Común Presencia Editores
70 páginas

Las ventanas del pensamiento
Por Luis Barros Pavajeau
pavajeau68@hotmail.com

Si existieran cartas de navegación para transitar estos poemas, sin lugar a dudas, serían los diversos éxodos de significado entrañados en el título, porque Vigilias -sin meternos mucho con el diccionario-, además de la acción de permanecer en vela, reconcilia el trabajo intelectual ejecutado en la noche, pasando por el oficio que se reza en la víspera de ciertas festividades, hasta designar la falta de sueño o dificultad para dormirse ocasionada por una enfermedad.


Y este es el punto de partida del que se apropia Javier González Luna para despertar al lector con una tríada de "palabras, presencia y silencios", que señala la médula de las cosas circundantes, devolviéndole a los ojos inéditos de la primera vez. Entonces, no resta si no quedarse con el beneficio del asombro, amolado con el poder de las palabras que estallan en la boca, para entregarse de nuevo al silencio que parafraseando a Octavio Paz, es anverso y revés de todo sonido. Javier González Luna, como si fuera un avezado funámbulo, equilibra las raíces de su prosa en las influencias de Hölderlin, Baudelaire y Paz, recreando las imágenes contrastantes que imploran "una sed de voces para cantar el mundo", ese mismo mundo claudicado debajo de las "cenizas de los dioses".

El poeta no se consuela con anunciar la pérdida de la divinidad, lejos de eso, sabiéndose solo y quizás abandonado en su precaria incertidumbre se levanta como un nuevo dios -que a rey muerto, rey puesto- para rebautizar el mundo a través de la palabra.

Vigilias es un texto de elevaciones y revelaciones, enmarcado como dice alguno de sus poemas en "la ventana" que "es el cuadro de mi pensamiento", donde los ojos, a veces seducidos por los guiños de la muerte, dan cuenta del vacío que corrompe "el uso despierto de las cosas".

"¿Para qué poetas en tiempos de penuria?", diríamos nosotros que para continuar festejando, poema tras poema, el ceremonial de los sentidos que escudriña más allá de la realidad escueta, con la eterna e inagotable palabra, con la que confiesa el autor, que "es la misma palabra con que dice cada vez distintas cosas, esa sola cosa que dice siempre con distintas palabras".



Noche transfigurada

La noche se instala
confiada.
Noche sin horrores
ni hambre.
Sosiego de la llama.

Levanta la mirada
y fija el cielo.
La noche te cubre y las estrellas
componen sus dibujos.
Se abre una esfera
de color y de música.
No temas nada esta noche
El cielo te ve.

fredyyezzed dijo...

"Buen viento y buena mar"

su alumno, el que se quedó con los poemas en la mano, para que usted los leyese.

Fredy Yezzed
Buenos Aires.

REDNEL Colombia dijo...

Un minuto de palabras por Javier González Luna

Fuente: Con-fabulación Periódico Virtual, Edición nº 92, Contra Warhol

Hacer de su vida el equilibrio rimbaudiano como diría Jorge Nájar en su prólogo al libro Vigilias, (Colección Los Conjurados, Bogotá, 2005), quizá fue una de las grandes constantes de Javier González Luna (Facatativá), cuya repentina desaparición nos sobrecoge y entristece. La suya, una obra singular llena de búsquedas y vertientes filosóficas, podría decirse que fue en su justa madurez una de las plenas realizaciones de este escritor, testimoniadas a través de sus diversas publicaciones de ensayo, poesía y crónica, entre las que sobresalen: El cuerpo y la letra - La cosmogonía poética de Octavio paz (Madrid, 1990); Hacia el alba (1993), Abuso de palabra (1998) y El linaje de Orfeo (2000)

De sus palabras vaticinadoras acogemos fraternalmente el siguiente poema para rendirle un pequeño y justo homenaje.


• NOCHE TRANSFIGURADA

La noche se instala
Confiada.
Noche sin horrores
Ni hambre.
Sosiego de la llama.

Levanta la mirada
Y fija el cielo.
La noche te cubre y las estrellas
Componen sus dibujos.
Se abre una esfera
De color y de música
No temas nada esta noche
El cielo te ve.


• INFANCIA

La memoria orienta porvenires,
presta vigores
al fatigado presente.
El azul rebrilla bajo nueva luz.

Son de nuevo los gritos y las risas,
las veloces palpitaciones.
Es el trigal destellante, rumoroso,
el látigo bautismal de las cascadas,
la miel de la cereza.

Sueño. Infancia perdida
que regresa en cada acto,
en cada deseo,
nutriendo con sangre siempre nueva
ese otro sueño que es el presente.

Javier González Luna

______________________________ dijo...

pasados y clases de literatura...
zanahorias compartidas en un monasterio...
cercanía lejana, amigo de versos

una alumna más
que te extrañará.

Anónimo dijo...

El mejor profesor que tuve. Cuando me enfermé de lo mismo que le dio a él, fue la persona que más me ayudó y estuvo pendiente de mi. Mi mejor amigo. Lástima que estoy en Madrid y no podré volver a escuchar un disco de Joe Arroyo fumando marihuana con él. Un día estuvimos a punto de lanzarnos a un transmilenio pero no fuimos capaces. Me robó una biografía de Hermann Broch y me contó varios chismes de Gamboa en París. Me hizo leer a Celan con otros ojos.

Anónimo dijo...

Maestro, lo he pensado todos los días desde que hice esta nota. Y volví a leer sus "Vigilias", esos hallazgos que quieren ser poemas y me encontré en medio de sus clases, escuchando la música de las esferas, entre Hölderlin y Baudelaire, fumando con un gato "poderoso y suave" sobre las piernas. Lo he despedido también todos los días. Usted lo dijo: The party is over. Que sea la música nuestro agujero entre el éter y la tierra, mientras "te escapas bajo la lluvia anulando un día de fiesta. De espera".

Leonardo dijo...

Llevaba varios días pensando en Javier y quería retomar contacto con él después de muchos años, después de esos años parisinos y de la última vez que nos vimos en vísperas de su regreso a Colombia en un viaje que había hecho. Y he aquí que, buscándolo hoy, me entero de su muerte tan reciente y tan temprana. Cuántos recuerdos afluyen.

alvaro dijo...

Hola Javier, te saludo para despedirte desde Jakarta..., siempre me dejaste con un océano y ahora una lagrima, extrañaré tu uraña lucidez, guardaré el ajuno de tu amistad tan repleta de dificultad y de algunas aventuras inocentemente ilicitas. nos descartamos con admiracion con ternura y un buen trecho de complicidad.

Anónimo dijo...

Javier
Donde quiera que estes quiero que sepas que siempre te quice y admire, que vi en ti al maestro, al hombre y al ser maravilloso que me enseño a quererme y valorarme.
Tu alumna U Valle

REDNEL Colombia dijo...

IN MEMORIAM JAVIER GONZÁLEZ LUNA.

La memoria de lo que fuimos, sin duda está en la poesía que dejamos, y no estoy hablando sólo de poemas, sino de afectos, gestos y experiencias. Me es imposible olvidar el día en que Javier González, visitó mi apartamento con una botella de tequila después de una larga caminata. Fue la última vez que vi a Javier reír y hablar de poesía hasta que quedó dormido en mi biblioteca. Después hablamos varias veces por teléfono hasta que su fuerza y dignidad fueron quitándole el diálogo. Finalmente ya no contestó; ya no contesta. Su vida y amistad irá siempre con nosotros. La nota y los poemas que publicaron en Con-Fabulación son huella en la memoria del amigo, del profesor, del poeta.

Julio César Goyes Narváez, Universidad Nacional de Colombia, IECO

ANA LUCIA URIBE dijo...

Se nos fué el amigo, el maestro , el poeta. Javier siempre estaras en los corazones de las personas que tuvimos el privilegio de compartir contigo.

Anita

Anónimo dijo...

Conocí a javier Gonzalez en todo el curso de la vida, fuimos compañeros de kinder por allá en el año 1959 y luego nos vimos en el Colegio Nacional Emilio Cifuentes, ya en la Universidad nacional cada uno en su cuento, pero nos saludabamos y departiamos momentos fugaces de conversaciones de poca trascendencia, siempre lo admire por su inteligencia pródiga y sus comentarios directos y puntillosos, la última vez que le ví fue en bogotá, visitando amigos comunes, era un tipo muy pausado y su conversacion muy llena de sapiencia. Su ausencia me llena de pesadumbre y me hace recordadr muchas anecdotas del transcurrir de la vida. paz en su tumba.

Jorge Eduardo dijo...

Recuerdo su fascinación por el cine de Jarmush. Un día, de las pocas veces que hablamos, me explicó como nadie Coffee and Cigarrettes. Hoy le agradezco por haberme hecho perder aquella materia, pues aprendí a amar a Villiers y Lautreamont. El maestro que más me influenció. Un saludo desde la Paris que tanto deseó.

Anónimo dijo...

lluvia emotiva
lágrimas que aún brotan
tu voz ya no está

Cristina Ruiz dijo...

Extraño tu risa, tu buen humor, tu galanteria y tu sabia conversación. Con los años y la practica de la meditación te volviste más dulce, pero igual seguiste siendo un solitario.Hasta siempre amigo del alma,
Maria cristina

Mata Patricia Velez dijo...

Siempre estaras en mi corazón y en el de todas las personas que te conocimos y aprendimos de ti.Para tu familia ,amigos y estudiantes sera dificil olvidar al inquieto JAVIER siempre en busca de la juzticia y el equilibrio. Sabemos que estas muy bien alli en el mundo de las almas, del amor y de la armonia.
Te Amamos
Marta y Luis Javier

lovecraft6669 dijo...

¿Qué tiene mejor las tetas o el culo? Nos hizo esta pregunta en una de sus clases de romaticismo francés aludiendo ciertas conductas de interrelación que nunca cambiarán. Fumaba en el salón y se daba cuenta si uno estaba trabado y me atrevo a decir que eso le gustaba: "el viejo migue -me dijo un día antes de inicar clase-", "¿bien o no profe? -le contesté-", "no tan bien como usted -me dijo mirándome a los ojos rojos- pero ahí vamos".
También un día casi me hace llorar en una exposición de William Blake y después me quizo abrazar, yo lo rechacé, no sé por qué, y sólo le dí la mano "tiene manos de artista -fue lo único que me dijo-".
Ya nos veremos profe sea en el infierno, en el purgatorio o en el paraiso; aunque la verdad yo creo que será en el primero.

Anónimo dijo...

"Despejad el silencio/Acallad el griterio/
Quiero luz, transparencia, vuelo."

JAVIER IGNACIO GONZALEZ LUNA
Homenaje
Jueves 12 de Noviembre 2009
6 p.m.
Auditorio Marino Troncoso
Edificio Fernando Barón
Calle 39 N° 5-00

Docente dijo...

FOTOGRAFÍAS SKETCHING

A Javier González Luna

Somos de cualquier parte, de las Nubes Verdes o Faca,
vivimos como tamales expuestos al fuego y a las lluvias,
a las flautas y a los bombos que ya no escucha nadie.
He soñado que caminábamos por Auroville,
que preguntaba en el umbral de Taj Mahal
por qué no abren las ventanas,
por qué no podemos ver el cielo de la India.
Te quedabas mirándome con la serenidad
que te concedieron Las Piedras de Tunja
y hablabas, entre dientes hablabas: ya te digo,
la muerte hacia afuera nunca ve,
las únicas ventanas que abre son para adentro,
haciendo un golpe seco en el sueño.

Somos de cualquier orilla sagrada,
del Ganges o del Apaporis-Cananari,
donde A’Sha emergió dando origen a los Kabiyarí.
De cualquier rabo de nube somos,
de Bogotá, Colorado o la isla de Burroughs.
Imagínate en coche devorando caminos,
fumando una pipa que no es una pipa
con los renegados de la “beat generación”
o fotografiando a hurtadillas a Ferlinghetti
que beatifica a sus amigos crápulas que aullaron
con el confort de la nueva Tierra Prometida,
dándose algo más que golpecitos de Jazz en la cabeza
y curándose con hierbas eróticas.

Te he visto retratado al filo de un jardín sin flores,
con un dolor sin mácula, saltando sin saltar en Pondichery;
recuerdo que en el agua de tus ojos se juntaban
el Central Park de New York
–cuyo vigilante es un chaplin a caballo–
y el parque Simón Bolivar de Bogotá.
He imaginado tu humanidad retratada
en una foto-agüíta de los Martires,
pero puede ser que en Tokio o Sao Paulo,
o al voltear la esquina del lugar donde trabajas,
quemes una fotografía más para este álbum
de vida indescifrable.

(Del libro: Goyes Narváez Julio César. Imaginario PostaL, SMD Editorial, Tunja, 2010.)

Escritores facatativeños dijo...

Homenaje póstumo al escritor facatativeño JAVIER IGNACIO GONZALEZ LUNA en el Primer Encuentro Internacional de Escritores Facatativá Noviembre 8 al 11 de 2012

Uriel Rosso dijo...

MERECIDO HOMENAJE A TAN MARAVILLOSO POETA:

SUSPENDIDO ENTRE CORRIENTES
LENTAS Y PESADAS,
LA TRISTEZA DE UN CUERVO
PEGADO A TUS ENTRAÑAS.

GRITOS.SILENCIO.
PALABRA QUE SE ANIQUILA
EN ECOS.
VIVIR ES AHORA OCUPARSE DE COSAS PEQUEÑAS

Hacia el Alba Javier González Luna 1993

Gloria González Luna dijo...

CUATRO AÑOS DE TU PARTIDA

NOCHE TRANSFIGURADA

La noche se instala
confiada.
Noche sin horrores
ni hambre.

Levanta la mirada
y fija el cielo.
La noche te cubre y las estrellas
componen sus dibujos.
Se abre una esfera
de color y de música
No temas nada esta noche
El cielo te ve.


"Vigilias" Javier González Luna 2005